EL FIN JUSTIFICA LOS MEDIOS

Los asesinos de Marco Tulio Sevillano se sienten todopoderosos, se sienten jueces, se sienten esos salvadores de la humanidad que han venido a este mundo a acabar con “las ratas”. Son más uribistas que los que apoyan a Alvarito, saben que en este mundo de mierda (y de mierdas) el fin justifica los medios, saben que quienes creemos lo contrario somos pobres ilusos que no comprendemos la realidad. Consideran al enemigo a cualquiera que desde su subjetividad pueda ser el enemigo (como cierto dictador argentino, hoy en día ajusticiado por la naturaleza) y terminan metiendo en la misma bolsa a los comunistas, a los estudiantes, a las prostitutas, a las ratas, o a quien sea ¿Horripilante, no? No, lo horripilante es que la peor parte de esta historia no es su ignorancia sino su convencionalidad, el hecho de que muchos de los que hoy estén condenando el asesinato de este indigente, no piensen muy diferente que digamos. Aunque ellos se engañen y quieran creer que no es así, la verdad es que muchos de los que hoy lloran su muerte y la de su perrita, son quienes creen que el fin justifica los medios. Quienes creen que más en la limpieza social que en la limpieza de conciencia, quienes creen que cada universitario que sale a marchar es un “hijueputa guerrillero”; pero también quienes creen qué cada policía es un facho asesino que hay que matar. Ah, y de la forma más violenta, cruel e inhumana posible.    

¿Y en un panorama así, nos seguimos preguntando por qué Álvaro Uribe Vélez ha triunfado electoralmente tres veces consecutivas en las presidenciales de este país? La respuesta es simple, el virus UV. Este nefasto personaje que se cree dueño de los dos Uberrimos –es decir, el que tiene y una república democrática llamada Colombia que él quiere manipular a su antojo–  ha sido astuto a la hora crear esa raza ‘zombie’ que está destruyendo a este país. Y ojo que al hablar de ‘raza zombie’ no estoy tratando de meter todos sus simpatizantes en la misma bolsa, sino de referirme a ese uribista promedio falto de autocrítica, ese que de igual forma que los asesinos de Marco Tulio cree fehacientemente que el fin justifica los medios. Ese que si ve que a Alvarito se le escapa un balazo (ya sea literal o metafóricamente hablando), correrá a poner un trapo blanco sobre la herida; olvidando un pequeño detalle, que tanto los creadores de FAB como los desplazados por los paramilitares, saben que borrar el rastro de la sangre es una tarea muchísimo más compleja.   

Ninguna persona con dos dedos de frente que haya visto el video revelado por revista Semana puede negar la evidencia que en él se presenta. Pero eso no es problema para el virus UV, ya que como papá Uribe es el salvador, el fin justifica los medios. Y él es el creador todopoderoso del cielo y la guerra (no la guerra contra ‘las FARC’, sino la guerra entre nosotros mismos), él es creador de esa división corrosiva que lleva a estigmatizar a quien piensa diferente y que –por fortuna–, comenzó a menguar con la llegada de Santos (quizás el único logro que me atrevería a reconocerle al camaleón de turno). La parte más preocupante de todo esto, es que a una semana de las elecciones, todo parece apuntar a que aquella célebre frase de Facundo Cabral (“los pendejos son peligrosos porque son mayoría y pueden elegir hasta al presidente”), también aplica para los muertos en vida. Para esos que fallecieron hace tiempo pero no lo saben, y no porque vivan de prestado, o porque estén en lista de espera en el purgatorio de las EPS, sino porque se olvidaron de la parte esencial de la persona: Sus valores.  

¿El fin justifica los medios? Por favor desmiéntanme, háganme quedar como un idiota, demuéstrenme que todo este escrito es basura y que nada de esto es así. Censuren a Zuluaga por sus pecados, pero también a Álvaro y a Juan Manuel por jugar con la paz, el tesoro más preciado de los colombianos. Demostrémosle al virus UV que él no elige a los presidentes de este país (y recordemos que aunque ahora se haga el huevón, él también eligió a Santos tiempo atrás). Necesito creer que vivimos en un mundo donde no hay crímenes de izquierda y crímenes de derecha, donde no hay muertos de izquierda y muertos de derecha. Y recordemos algo más, el ‘Voto en blanco’ quizás no sea lo más efectivo, pero definitivamente es lo más honesto como mecanismo de protesta. Quizás no sea una opción tan descabellada en medio de unas elecciones tan sombrías y desesperanzadoras, que se han caracterizado por no tener debates presidenciales, ni candidatos que generen una verdadera empatía y que han sido protagonizadas por dos fuerzas que están más preocupadas por atacarse entre sí (como evidencia el video ya mencionado) que por mejorar la situación de este país.  

Coda: ¿Vieron qué durante toda la nota me refería al ‘Calidoso’ por su nombre de pila? ¿Cuántos de los que lo conocieron y/o fueron a su funeral simbólico se preocuparon por conocer cuál era este nombre? Marco Tulio Sevillano, que no se nos olvide; de la misma forma que no se nos debe olvidar que para muchos el fin justifica los medios.

Por: Pablito Wilson

COMENTARIOS

Hola
Revista Urbana Parlante Amarillo Cartel Urbano
item